domingo, septiembre 17, 2006

pongamos que hablo de Madrid

Ese sentimiento de pertenencia que pueden sentir a veces las personas en ciertos lugares es uno de los mayores misterios que rodean la existencia del ser humano. Estás por primera vez en un lugar, y te enamoras. Auténtico amor a primera vista. Ese primer gran sorbo es totalmente revelador: descubres cualidades, virtudes virtuosas y defectos irreparables, pero a pesar de las contradicciones y resentimientos de esos lugares quieres seguir bebiendo de sus calles, de esas luces anaranjadas que eclipsaron mi tintura azul aquella primera vez, de cada uno de los rincones de su piel de asfalto.
Y vuelves a pisar sus calles una y otra vez, rescribiendo la misma espiral, y aparecen las implicaciones emocionales. Empiezas a reconocer calles, lugares, y no puedes evitar sonreír a medias. Del mismo modo ambiguo que sonríes al redescubrir los puntos débiles de un amante, cuando la experiencia ofrece soltura y nos enseña a arder.
Como decía la canción... pongamos que hablo de Madrid. Pongamos que hablo de sus calles, de sus afectos y defectos, y de los míos también. De todo lo que soy y lo que no soy al respirar su aliento urbano, al atreverme a lamer su piel sabiendo que me dejará un extraño sabor que no desaparece con facilidad. Que el dulce de otros lugares será incapaz de reemplazar.
Y pongamos que hablo de ausencias, de silencios cargados de sentido, de paradas de metro que van pasando ante mis ojos a gran velocidad. Haciéndome sentir de nuevo ese aliento gélido en la nuca que, le pese a quien le pese, sigo buscando y ansío sentir.
Los caminos son desconocidos, y los destinos caprichosos a más no poder. Las indolencias vencen el pulso, la noche es de huir, y echar de menos supone un elevado precio a pagar. Y de nuevo pongamos que hablo de Madrid, de sus calles y de los seres especiales que la habitan. Yo he llegado a ver incluso duendes...
Sé que algún día viviré en esa ciudad. Pronto o no tan pronto, mucho o poco tiempo. Tan sólo las causas y efectos de las acciones podrán opinar, y el tiempo será el único juez y testigo de lo que deba ocurrir.
Pero a veces, cuando me propongo algo... lo consigo.

15 Comments:

Anonymous Moraneus said...

Pues, querida Robotrix..... Yo antes o después, me iré de Madrid. Ya sabes, siempre anhelamos lo que no tenemos... Y tal...

2:35 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Madrid es un lloc molt especial si... ¿enamorat d'ella? no se, de la seva nit potser, aquell color taronja que tant m'agrada... i la seva gent, i els bars... ¿viure alla? un temps maybe, m'acabaria cansant de tot, trobaria moltissim a faltar barcelona i tornaria... como siempre me pasa...

la puteta

2:48 p. m.  
Blogger amelche said...

¿Te quieres mudar a Madrid? Los catalanes ya no son lo que eran... :-D A mí Madrid me parece demasiado grande y agobiante para vivir. Para ir un fin de semana no está mal, pero no más. Yo soy así de pueblerina, qué le vamos a hacer...

5:27 p. m.  
Blogger Marga said...

Pongamos que vivo, sobrevivo, sueño, piso, encaro, desafio, disfruto, rinconeo... a Madrid.

Por aqui te espero... yo y unos vinitos! jeje

10:31 a. m.  
Blogger Erika Almenara said...

Ese título y la canción tan hermoza. Saludos querida, espero que todo marche bien.
Erika

5:29 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿Te gustó el Rastro?, es un lugar muy interesante en el que se puede encontrar gente muy peculiar... el destino a mi me llevó a él... saludos

8:49 p. m.  
Blogger Reaño said...

Pongamos que extraño (mucho) Madrid...

Besos!

11:53 p. m.  
Blogger Duende said...

Cris..
Soy Lauri..
Desde un nuevo blog que me cree hace ya un tiempo, creía que te lo había comentado :S.

Pongamos que echo demasiado de menos Madrid, y es que Madrid tiene ese no se que que a los que no somos de allí añoramos, y a los que son de allí quieren quitarse ese no se que..
Adoro Madrid con todas sus cosas :).
Y mucha razón tiene mor, siempe anhelamos lo que no tenemos,pero c'est la vie.

Besotes preciosa.

I miss you.

1:30 p. m.  
Blogger _crm_ said...

Hoy suena Sabina . . :)

9:35 p. m.  
Blogger LuLu said...

si he de pensar en el que em recorda el que has escrit és Salamanca...la seva llum, la calidesa de les seves pedres, el caminar visquent en segles passats...hi ha llocs que per molt que tenen un encant antic especial, i que te'l transmeten per cada racó de la seva pell de pedra i asfalt...és una sensació genial...i potser no passa amb barcelona o amb la teva pròpia ciutat però que segur que passa a molta de la gent que vé a veure-la i s'enamora

11:41 a. m.  
Blogger Pam said...

Hola, nena! Voy loca porque nos cuentes tus historias por San Sebastián! Quiero crónicas de todo pero ya!!
Besitos!!

8:02 p. m.  
Blogger xnem said...

Para cuando? "pongamos que hablod e Donosti"?
MINI BAR HOTEL hoy para celebrar la LUINA LLENA.

11:56 p. m.  
Blogger Moraneus said...

Es verdad, para cuando algo de Sanse? ;)

9:41 p. m.  
Blogger Moraneus said...

Oye Robo, ¿cómo se hace para cambiar los "comentarios" por "rayos de luz" los "links" por "partículas elementales" etc?

7:04 p. m.  
Blogger xnem said...

Reconocí ese samaurai, sabía que eso llevaba aquí. Que tal? de camuflaje?

8:04 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home