martes, junio 27, 2006

Akuma


Akuma... Allá donde los reinos caen bajo los cascos de los caballos, tiñe su katana con la sangre de sus enemigos, violenta niñas y mujeres... Allá donde el sol naciente muere de pena ante su estampa, él hace de la crueldad su bandera y de la masacre sin sentido su única forma de vida... Akuma el Aniquilador...
--
Ésta es una pequeña colaboración del gran Gonkun, el mago gréyak con alma de ninja. Desde aquí... gracias por el texto y por la imagen.

lunes, junio 26, 2006

no direction home

Apareció en mi piso gritando, hablando de errores, de náuseas y de horror. Tenía la cara desencajada y las manos ensangrentadas, y venía calada hasta los huesos. En un movimiento reflejo miré hacia la ventana, buscando indicios de tormenta, pero la noche estaba totalmente en calma, al menos en apariencia. Otra calurosa noche de verano. Ella gritó, y después susurró, y en ningún caso yo entendí una palabra. Pero seguía allí, plantada ante mí, e ignorándola completamente me limité a subir el volumen del televisor.
De repente desapareció ante mis narices, como si nunca hubiese estado allí. Tan sólo dejó en el suelo un charco de agua sucia, y la huella de sus manos sobre mi piel.
Sin perder mucho tiempo me metí en la ducha, y dejé el agua correr sobre mi cuerpo durante horas. Nunca me han gustado las manchas de sangre.

martes, junio 20, 2006

nazionarteko zinemaldia


Quizá fue la casualidad, quizá un golpe de suerte, o quién sabe qué, pero hace poco llegó a mis manos la solicitud para formar parte del jurado juvenil en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián. El jurado juvenil está "obligado" a ver una serie de películas (entre tres y cinco al día) y a votar por ellas, y con sus votos se entrega uno de los premios más representativos de todos los que podemos encontrar en esta muestra.
Aún me falta saber si podré ir, si me escogerán para poder formar parte de algo tan grande durante unos días. Del 20 al 30 de septiembre, perdida entre lo colosal y lo minúsculo del cine, perdida por ese enorme laberinto para una persona tan pequeña como yo.
Espero poder daros pronto la buena noticia, y si no... el año que viene se volverá a intentar. Crucen los dedos por mí...

sábado, junio 03, 2006

Eisenstein, Kuleshov, el montaje y las emociones

"No soy realista. Soy materialista. Creo que las cosas materiales, la materia misma, nos da las bases de nuestras sensaciones. Me aparto del realismo para ir hacia la realidad"
- Sergei Eisenstein -
Esta frase del director y teórico soviético podría resumir su ideario, su manera de interpretar y ver el cine. Eisenstein rechaza el realismo en sus obras para ir hacia la realidad, una realidad que se expresa a través del estímulo, de la sensación: estímulos visuales a cambio de una creación y producción de sentido concreta.
Es lo que se conoce como montaje de atracciones: una propuesta alternativa a la narración clásica de Griffith, una nueva concepción del lenguaje cinematográfico orientada hacia un determinado efecto dramático final.
Es lo más fascinante de todo. Cómo a través del montaje es posible crear metáforas inauditas, juegos malabares con las imágenes. Las teorías de Eisenstein beben de las de otro gran maestro soviético del cine: Lev Kuleshov.
Hablamos del llamado efecto Kuleshov. El teórico realizó un curioso experimento, que demostraría cómo el montaje es tremendamente importante en lo relacionado con la dotación de sentido a las imágenes yuxtapuestas. En una sala de proyección, ante un público que sería usado como experimentador inocente, se proyectaron intercalados unos primeros planos del actor Ivan Mozzhukhin junto a diferentes imágenes: un plato de sopa, un cadáver de una niña, una mujer sumamente atractiva...
Al acabar la proyección el público valoró el trabajo del actor, que había sido capaz de transmitir a la perfección todos y cada uno de los sentimientos que sugerían aquellas imágenes: hambre, pena y deseo sexual.
Lo que no sabían es que los primeros planos de Mozzhukhin, en todas las combinaciones de montaje, eran exactamente los mismos: con esto, Kuleshov demostró el peso y la importancia que posee el montaje en la teoría y el lenguaje cinematográfico, y cómo éste es capaz de expresar más allá de la propia imagen.
Eisenstein, tal y como comentábamos, basó principalmente sus teorías en el montaje, en el intento de crear metáforas visuales a partir de un uso adecuado del montaje. Otros de sus referentes eran los ideogramas japoneses: "el ideograma aislado transmite un concepto sin emociones; el poema está lleno de sentimientos". Los contextos sociales que vivió Eisenstein condicionaron de manera clara su cine, como también lo hicieron los avances dentro del mismo cine: la aparición del cine sonoro ("cine hablado", tal y como lo llamaban Chaplin y el teórico ruso, infravalorando el sonido en los films). Por eso se vio obligado a desarrollar un contrapunto a su teoría del montaje de atracciones, con la colaboración del compositor Sergei Prokofiev, a quien Eisenstein confiaba la música de sus películas. El "Manifiesto del contrapunto orquestral" valoraba la música como una pieza más dentro del muro del montaje, visto como una pieza más para la producción de sentido.
El cine de Eisenstein está plagado de claros ejemplos sobre su ideario, es la más fiel representación de sus teorías. El sonido en "Alexander Névski", el montaje en "La línea general" o "El acorazado Potemkin", el uso del color como estímulo visual en la única escena de color que filmó el director, dentro de un film en blanco y negro, "Iván el terrible: la conjura de los boyardos"... una gran fuente de información para los amantes del cine, y para todos aquellos curiosos a quienes les gusta mirar más allá.
Y podría hablar durante horas de los herederos de Eisenstein, profundizar en las teorías del montaje y en ese manifiesto sobre la música en las películas firmado también por Pudovkin y Alexandrov. Pero... quizá en otro momento.