miércoles, febrero 01, 2006

Conclusiones


Había sacado de la pitillera el último cigarrillo que le quedaba. Dentro de su bolsillo chocaban entre sí varias monedas al caminar, pero no tenía suficiente dinero para comprarse otro paquete de tabaco. Frunció el ceño, maldijo entre dientes y buscó desesperadamente dentro del otro bolsillo del pantalón tratando de encontrar el mechero. Pero no estaba allí.

En el fondo debía dejar de fumar. No había empezado, pero estaba cogiendo la mala costumbre de tirar del tabaco cuando algo la preocupaba, cuando estaba nerviosa o simplemente cuando necesitaba sentirse algo mejor. Puras y absurdas excusas para nada.

Para nada, porque no había nada por lo que debiera preocuparse. O sí, pero no eran más que pequeñas cosas que no curara una sonrisa, un gesto o cualquier otro detalle en el que residiera una pequeña luz.

Seguía sin encontrar el mechero. Buscaba a su alrededor alguien a quien casi suplicar si tenía fuego para ella, para encender ese cigarrillo y para lograr encenderla a ella. Porque el frío la estaba apagando como a las farolas a esas horas de la madrugada. Helada hasta los huesos.

Tenía las manos congeladas. Como siempre. Y siempre las tendría congeladas. Era hora de empezar a asumirlo.


"Vivo al norte del norte...
hace frío en mi país... lejos de todo... lejos de ti"



Nacho Vegas

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

m'encanta el text... aixx el foc el foc... aixo de fumar per fumar es molt tipic meu,saps? petonets reina :**********

davins

10:22 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

<< Home